Efecto del consumo de alcohol sobre el hígado

Efecto del consumo de alcohol sobre el hígado

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En España, cerca del 10% de la población entre 15 y 64 años bebe alcohol a diario. En nuestro país es habitual el consumo de una cerveza fuera de casa con el aperitivo o una copa de vino en las comidas.

Si consideramos que aproximadamente el 90% del alcohol que pasa a la sangre se elimina mediante su oxidación en el hígado, este dato nos da una idea de la carga que supone el consumo de bebidas alcohólicas para nuestro órgano depurador.

Una de las principales funciones del hígado es la de procesar las sustancias nocivas o tóxicas del torrente sanguíneo, convirtiéndolas en sustancias inocuas para nuestro organismo, y el alcohol es una de ellas.

Cuando se consume una bebida alcohólica, la mayoría del alcohol pasa desde el estómago al intestino delgado y, por absorción intestinal, a la circulación sanguínea. El hecho de que el alcohol no requiere un proceso de digestión y de que éste se puede absorber -en una pequeña proporción- directamente a través de la mucosa del estómago, hace que el alcohol entre en la sangre rápidamente. Tan solo 5 minutos después de su consumo ya podemos detectar su presencia y alcanza las concentraciones máximas en sangre entre 30 y 90 minutos después de acabar la consumición.

Ya en la sangre, se difunde fácilmente hacia las células de los distintos órganos y tejidos. El alcohol se distribuye con facilidad hacia el Sistema Nervioso Central (SNC), donde ejerce un efecto depresor de sus funciones, lo que llamamos intoxicación alcohólica o “borrachera”.

La cantidad de alcohol que pasa al SNC, y también al resto de órganos, depende de su concentración en la sangre (o alcoholemia).

El 10% del alcohol se elimina directamente, sin transformación, a través del aire que espiramos, la orina, el sudor o las lágrimas. Aunque el resto ha de modificarse químicamente mediante reacciones sucesivas en el hígado. La primera de estas reacciones, y la más importante, es la que transforma el alcohol en acetaldehído. A esta le siguen otras reacciones hasta obtener compuestos inocuos como el agua o el CO2, entre otros.

Según el último informe Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España, del Ministerio de Sanidad, el 64,4 % de los españoles entre 15 y 64 años ha bebido alcohol en los últimos 30 días y se dispara el consumo de grandes cantidades de alcohol durante el fin de semana.

La cantidad de alcohol consumido y el tiempo que se lleva consumiendo son determinantes en su efecto nocivo sobre el hígado. El hígado es el responsable de eliminar el alcohol del organismo, pero cuando se consume en una cantidad mayor de la que el hígado puede procesar, se acumula el acetaldehído y éste provoca daños hepáticos.

Pero, ¿qué cantidad de alcohol se considera excesiva? La mayoría de los autores piensan que un consumo diario de al menos 40 g/día de alcohol en los varones y de 20 g/día en las mujeres. Aunque no es necesario embriagarse para que el hígado presente lesiones provocadas por el alcohol y por eso es muy importante saber que nuestro hígado está en buenas condiciones para realizar su función de detoxificación.

Referencias

  1. Montoro MA. & Garcí JC. Gastroenterología y hepatología. 2012. Madrid: Jarpyo.
  2. 2. Enfermedad hepática alcohólica. (2017). Enfermedad hepática alcohólica: MedlinePlus enciclopedia médica. [online] Medlineplus.gov. [Consultado el 12 de mayo de 2017] Disponible aquí.
  3. Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías, Informe 2015. Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España. Madrid, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, 2016.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.